Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

El TIP confirmó una condena a 13 años de prisión por abuso sexual de una menor de edad

El TIP confirmó una condena a 13 años de prisión por abuso sexual de una menor de edad

El Tribunal de Impugnación Penal (TIP) confirmó una condena a 13 años de prisión para un albañil de 64 años que abusó sexualmente de una menor, al no hacer lugar al recurso de impugnación presentado por el defensor particular Alejandro Sebastián Mendiara.

De esta manera, los integrantes de la Sala B del TIP, Mauricio Piombi y Fernando Rivarola, ratificaron en un todo el fallo dictado por el juez de audiencia santarroseño, Carlos Besi, el pasado 26 de marzo. Este había dado por probado que el imputado, "sin poder precisar una fecha exacta, y en reiteradas oportunidades, abusó sexualmente" de una menor desde que ella tenía 10 años y hasta los 14 en dos viviendas particulares. El acusado, además, amenazó a la víctima diciéndole que si ella "le contaba a alguien lo que él le hacía, él iba a ir a la cárcel y ella a un lugar de menores".

El albañil fue condenado como material y penalmente responsable del delito de abuso sexual por sometimiento gravemente ultrajante por su duración y las circunstancias de su realización, y abuso sexual con acceso carnal, como delito continuado, y se le mantuvo la prisión preventiva hasta que el fallo quede firme.

Mendiara le cuestión a la Audiencia de Juicio que existió un errónea valoración de la prueba –sostuvo que no se acreditó la materialidad de hecho y la responsabilidad de su defendido, por no existir una prueba directa que lo vincule– y que se afectó el derecho a defensa de su asistido.

En ese sentido, remarcó que durante "la investigación existieron irregularidades que no debieron pasarse por alto, dado que la denuncia la efectuó una psicóloga luego de escuchar unos audios donde la menor fue 'forzada' a reconocer determinadas situaciones, y esos audios que no fueron incorporados al proceso". A partir de allí, considera el recurrente, se armó toda una escena que culminó con la imputación y la detención de su defendido y al no ser aportados ellos como prueba, tanto la defensa –como el tribunal– se vieron imposibilitados de poder controlarlos. E indicó que la acusación surgió del núcleo familiar de la víctima y que esta nunca declaró espontáneamente.

Ni fabulación, ni mendacidad.

Piombi, autor del primer voto, al que adhirió Rivarola, indicó que "el Tribunal de Juicio, al dar por probado el hecho, tuvo especial consideración en lo concluido por los profesionales que intervinieron en el caso evaluando a la niña" y que "fueron contestes en afirmar la ausencia de fabulación o mendacidad en su relato, no existiendo por otra parte contradicciones o incongruencias entre ellos".

Así, los relatos de dos psicólogas, expresó que "resultaron en un todo concordante, refiriendo cuales fueron los indicios que les permitieron tener el relato de la víctima como creíble, debiéndose poner de manifestó que la niña, al prestar declaración en Cámara Gesell, fue sumamente clara respecto a cómo sucedieron los hechos y quien fue el autor de los mismos".

"Si bien se advirtió del relato tanto del imputado, como de alguno de los testigos más allegados a víctima, que existía algún tipo de enemistad o roce intrafamiliar, no puede de ello derivarse en la falta de veracidad de la acusación tal como lo pretendió el recurrente", acotó el juez.

Más adelante, Piombi manifestó que "en relación a los audios referidos por el defensor, debe ponerse de manifiesto que –más allá de la insistencia al respecto–, dichos audios no fueron aportados como prueba en la investigación, encontrándose el tribunal ajeno a la valoración de ellos; no advirtiéndose que la sentencia recurrida haya tenido sustento en los mismos, o se haya realizado alguna valoración al respecto, por lo que no puede ello configurar un motivo de agravio".

El TIP también descartó los argumentos defensivos de que no existió acceso carnal y que Besi, para fijar la pena, no hizo una valoración en virtud de los artículos 40 y 41 del Código Penal, referidos a atenuantes y agravantes.

volver arriba
asdasdasdasdasd