Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

Confirmaron condena a 12 años de prisión por un homicidio en Santa Rosa

El Tribunal de Impugnación Penal confirmó hoy la condena a Matías Nicolás Rodolfo Biondo de 12 años de prisión, por ser autor material y penalmente responsable del delito de homicidio simple en perjuicio de Mario Antonio Castellano, y la absolución de su pareja, Carmen Michelle Montenegro, quien había sido acusada del mismo delito, en grado de partícipe necesaria, durante el juicio oral y público. LA SENTENCIA COMPLETA

Los jueces de la Sala A, Pablo Balaguer y Filinto Rebechi, así lo hicieron saber al no hacer lugar a los recursos de impugnación presentados por el abogado de Biondo, Gastón Gómez, y por el querellante y defensor oficial, Martín García Ongaro. De ese modo, el TIP ratificó en un todo lo que había resuelto, el pasado 24 de abril, la Audiencia de Juicio de Santa Rosa, conformada por los jueces Carlos Besi, Gastón Boulenaz y Daniel Sáez Zamora.

Ellos, con las pruebas reunidas durante el juicio, habían dado por acreditado que el 6 de mayo del año pasado, a las 19.50, Biondo junto con Montenegro arribaron en una moto a una vivienda de la calle Paraná al 200, propiedad de María Haydee Montes, tía de ésta última.

"Los acusados, luego de llamar a la puerta, intentaron ingresar en forma impetuosa al domicilio en búsqueda de Castellano –quien se encontraba circunstancialmente en el lugar–. Allí comenzó una breve discusión entre Biondo y Castellano, mientras Montes se interpuso entre ambos, llevándolos hasta prácticamente la vereda", señalaron los jueces de audiencia.

"En un momento del altercado, Biondo le arrojó a Castellano un puntazo que le generó una herida punzo-cortante que comprometió el corazón. Durante toda esta acción, Montenegro se mantuvo en el lugar, al margen de la disputa –agregaron–. Luego de ello, Biondo y Montenegro se retiraron en la moto, conducida por el imputado. Cuadras más adelante, Biondo le cedió el  vehículo a Montenegro, quien lo condujo hasta su domicilio y lo dejó estacionado en la vereda, lugar donde fue secuestrado por la policía. Mientras esto sucedía,  Castellano fue trasladado al hospital local, donde falleció minutos después a causa de la herida". 

Fallo TIP - Matías Nicolás Rodolfo Biondo by Chelo Urtiaga on Scribd

Leer más ...

El TIP confirmó una condena por abuso sexual a una menor de edad en General Pico

La Sala B del Tribunal de Impugnación Penal, conformada por los jueces Fernando Rivarola y Mauricio Piombi, confirmó una pena de seis años de prisión de cumplimiento efectivo por el delito de abuso sexual con acceso carnal, al no hacer lugar al recurso de impugnación interpuesto por la defensa del imputado.

De este modo, el TIP ratificó en un todo la sentencia condenatoria que dictara el juez de audiencia de General Pico, Marcelo Pagano, el pasado 24 de abril. Tras el juicio oral, Pagano había dado por acreditado que, en octubre de 2017, el acusado abusó sexualmente de una menor de 14 años, forzándola a mantener relaciones (…) mediante la utilización de amenazas que menoscabaron la voluntad y por lo tanto coartaron la libertad de decisión de la damnificada; es decir que fue una acto sexual llevado a cabo contra la voluntad de la víctima mediante el uso de amenazas”.

La impugnación fue presentada por el defensor particular Fernando David Guevara, en nombre del imputado, de 19 años, y en ella pidió su absolución o en su defecto la morigeración de la sanción a tres años y no por esa figura penal, sino en el peor de los escenarios por haber abusado de la inmadurez sexual de la víctima.

“Aquí lo importante es establecer si la víctima dio su consentimiento para realizar el acto sexual o se negó”, planteó de entrada Rivarola, autor del primer voto, y agregó que “se advirtió de los testimonios recabados, y fundamentalmente el de la propia víctima, que el consentimiento se encontró viciado y fue abusada por la fuerza”. De hecho, “fue reiterativa al decirle en dos o tres oportunidades (al agresor) que ella no quería mantener relaciones sexuales”.

“Debo circunscribirme a la edad de la víctima, en la que hay manifestaciones o palabras que generan un temor, y evidentemente esas palabras utilizadas por el acusado menoscabaron profundamente en el interior de ella, lo que hicieron que torcieran su voluntad”.

Tras evaluar los dichos de la menor en Cámara Gesell y los informes de las psicólogas que la entrevistaron, Rivarola –a cuyas palabras adhirió Piombi– sostuvo que “al margen del criterio sostenido por la defensa y habiendo revisado los mensajes de Whatsapp, considero que los mismos no resultan una prueba relevante que haga variar el curso del proceso”, en alusión a que el victimario le había pedido que le llevara una campera.

“Lo que está en juego es la falta de consentimiento de la menor, ya que si nos planteamos en la hipótesis contraria, es decir que hubiera llevado la campera y mantenido relaciones sexuales consentidas, estaríamos discutiendo cuestiones absurdas al proceso (…) Por lo expresado, considero que no existió ilogicidad o falta de razonamiento por parte del sentenciante”, concluyó.

Leer más ...

Confirmaron condena a ocho años de prisión por abuso sexual de una menor de edad

El Tribunal de Impugnación Penal (TIP) confirmó hoy una condena a ocho años de prisión, por el delito continuado de abuso sexual con acceso carnal agravado, por haber sido cometido contra una menor de 18 años aprovechando la situación de convivencia preexistente, al no hacer lugar al recurso de impugnación presentado por la defensa del imputado.

Así, los jueces Mauricio Piombi y Fernando Rivarola ratificaron lo resuelto el pasado 18 de abril, tras el juicio oral, por el juez de audiencia de General Pico, Florentino Rubio. El magistrado había dado por acreditado que el acusado –un estudiante de 20 años– abusó de una niña desde los 6 a los 7 años cuando la víctima concurría los fines de semana y los recesos escolares de invierno a la casa de su padre y sus abuelos, donde aquél vivía.

El defensor Félix Ortiz Zamora adujo, en el recurso, que en ese fallo se valoraron erróneamente las pruebas y que la denuncia contra el imputado –familiar del padre– fue por venganza y que los abuelos de la menor la presentaron bajo coacción. Además cuestionó el relato de la niña en Cámara Gesell, las declaraciones de tres testigos por no haber tenido conocimiento directo de los hechos y la calificación legal, por entender que no había relación preexistente. Por ello pidió que sea absuelto.

Con respecto a la declaración de la menor, Piombi expresó que “las conductas constitutivas del tipo penal del abuso sexual, suelen tener lugar en ámbitos de intimidad lo que sin lugar a dudas acarrea de manera frecuente problemas probatorios particulares”, agregando que en este caso ese testimonio “halló respaldo en otros elementos de prueba que, en definitiva, conformaron la convicción necesaria en el sentenciante para el dictado de la resolución condenatoria”.

Incluso destacó que la propia psicóloga que entrevistó a la niña calificó su relato como “claro y creíble, sin contradicciones fundamentales, con un lenguaje adecuado a su edad y carente de motivación secundaria para mentir o fabular”.

Siempre, un mismo relato.

“Las pruebas reunido en el debate y valorados en la sentencia, no se encontraron desconectadas sino que por el contrario, el juez formó su convicción en el análisis en conjunto de todos ellas. Así el testimonio de la menor cobra relevancia, no solo por el análisis de esa declaración que efectuó la psicóloga, sino también por la impresión que de la Cámara Gesell tuvo el magistrado y de lo percibido en la audiencia a través de los testigos que depusieron en relación a lo que la menor les contó (…), permitiendo afirmar que formó su convicción en datos objetivos y subjetivos a través de los que le atribuyó veracidad y certeza al relato de la víctima”, señaló el TIP.

Con respecto a las declaraciones testimoniales de los docentes, Piombi –a cuyo voto Rivarola adhirió– se remitió a palabras de la psicóloga acerca de que la víctima brindó siempre un mismo relato a lo largo del tiempo y “en contextos de revelación espontáneos”. Por eso también descartó ese argumento.

Finalmente, el Tribunal, al evaluar la calificación legal, indicó que Rubio resolvió correctamente al usar el agravante de ‘convivencia’ ya que el estudiante aprovechó el tiempo que la víctima estaba en convivencia en la casa familiar para cometer los abusos, ya que sino “no habría podido llevar adelante esos”. Y lo mismo hizo con otro agravante, el de ‘delito continuado’, porque del relato de la menor surgió que los hechos “ocurrieron en situaciones prolongadas de tiempo y en distintas ocasiones”.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
asdasdasdasdasd