Menu
Radio en vivo

| Eduardo Castex, La Pampa.

PlanCo logo nuevo abril2019 1

Joven abogada pampeana seleccionada para ir a la capital de los Derechos Humanos

Ivana Barneix, tiene 25 años, es abogada y está frente a una oportunidad única en su vida y su carrera, realizar una pasantía por tres meses en el equipo de trabajo del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil), en San José de Costa Rica, capital internacional de los derechos humanos. "Esto implica poder estar en contacto con la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y poder seguir aprendiendo en la materia para luego poder compartirlo, y motivar a otras personas a que se animen a vivir estas experiencias", expresó la joven abogada.

Ivana cuenta que comenzó a comprender de qué se trataban los Derechos Humanos, para el 30° Aniversario del último Golpe de Estado en Argentina. Ella era una adolescente, pero recuerda que, en aquel acto, las docentes leyeron unas palabras y luego pasaron un video que contenía el fragmento donde las Madres de Plaza de Mayo, en pleno mundial de futbol de 1978, interpelan a un periodista holandés pidiéndole que visibilice la situación de terrorismo de Estado en Argentina. "Esa parte del video fue la que me hizo darme cuenta la desesperación de esas mujeres, lo difícil que debe ser que no sepas nada de algún familiar, y no poder reclamar al Estado porque es el mismo Estado el que comete el delito. Así que, yo diría que eso fue lo que me llevó a estudiar abogacía, para poder tener herramientas para proteger a los más desprotegidos", asegura Ivana.
Su paso por la Universidad no fue pasivo, sino que siempre participó activamente de diferentes espacios de construcción y aprendizaje, como lo fue la Competencia Universitaria de Derechos Humanos, integrada por una etapa local y otra nacional "Eso me marcó muchísimo, me encantó participar porque aprendí de mis compañeros/as y de los/as docentes que promueven la actividad, y nos ayudaban a preparar los casos y demás". Además, actualmente integra la Secretaria del Observatorio de Derechos Humanos de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam, también participa activamente de la Asociación Pensamiento Penal (ONG que defiende DDHH de personas "en conflicto con la ley penal") y su formación continua cursando un Diplomado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos.
"Con el tiempo fui aprendiendo que la defensa de los Derechos Humanos no son solo los procesos de Memoria, Verdad y Justicia, sino que es garantizar la obligación de los gobiernos de emprender ciertas acciones para proteger los Derechos Humanos, como el derecho a la libertad, a la no esclavitud, a la libertad de expresión, a la educación, al trabajo, entre otros. Este es un trabajo mucho más complejo y para el cual se necesita gran formación, trabajo en equipo, sinergia y diferentes conocimientos de la realidad", destaca Ivana.  
Actualmente está enfocada en esta oportunidad única en su vida, quiere poder realizarla para volver a La Pampa, aportar y compartir todo lo que aprendió. "El gran inconveniente, que no es ajeno a la situación actual de nuestro país y que nos toca a muchas personas, es que no cuento con los recursos necesarios para poder ir. La pasantía, como todas las que se realizan en la Corte o la Comisión, no es remunerada, como tampoco tengo cubierto ningún gasto, ya sea de pasajes, hospedaje o manutención", se lamentó.
Ivana Barneix, ha estado gestionando en diferentes espacios la posibilidad de becas y ayudas económicas para poder conseguir los recursos necesarios para cubrir los pasajes y la estadía en San José y presentarse el próximo 6 de mayo en el Cejil. Sin embargo, la posibilidad aún le resulta incierta. "Me ha escrito gente para aportar dinero, también he buscado en instituciones y eso es muy valioso para mí, porque soy muy consciente de las necesidades de la gente, y puede que ayudarme a mí en este momento resulte algo secundario, pero estoy segura de que cuando vuelva podré retribuirlo de diferentes maneras", aseguró Ivana.
"Realmente es un sueño para mi poder estar junto a otros profesionales, analizando las denuncias de víctimas de violaciones a derechos humanos de todo el continente, preparar el caso y presentarlo ante el organismo correspondiente. A su vez, voy a poder asistir a las audiencias en la CIDH y, de esta manera, experimentar todo el proceso de la máxima corte en la materia, es aprender de primera mano lo que es el sistema de Protección de Derechos Humanos más importante del mundo", finalizó Ivana.

Leer más ...

Joven abogada pampeana ganó beca para capacitarse en Estados Unidos

La abogada pampeana Victoria Santesteban fue seleccionada para realizar una pasantía de un año en Estados Unidos en el marco de la beca Fulbright – José Siderman en una universidad con sede en Los Angeles. La beca está orientada a jóvenes abogados involucrados en los Derechos Humanos y los derechos de las minorías. La joven se desempeña en áreas vinculadas a la mujer en el Poder Judicial pampeano y participa del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de La Pampa. Fue la única seleccionada a nivel nacional por la Comisión Fulbright. “Todavía no lo puedo creer, aún no me cayó la ficha”, confesó.

“La Comisión Fulbright tiene distintos tipos de becas y para diferentes especialidades; ésta en particular era una convocatoria para la beca José Siderman, que es una beca bien específica: está destinada a abogados jóvenes, especialistas en Derechos Humanos o que tengan algún trabajo realizado en Derechos Humanos”, explicó la joven profesional en declaraciones formuladas al diario La Arena.  
En el caso de la joven pampeana, los antecedentes que avalaron su postulación fueron la Especialización de Derechos Humanos que cursó en la Universidad Nacional de La Pampa, su trabajo en la Oficina de la Mujer y la Oficina de Violencia Doméstica, ambas en el Poder Judicial pampeano, y su participación en varios grupos de trabajo de la UNLPam.
“Para postularte a la beca tenías que acreditar algún tipo de experiencia laboral en Derechos Humanos”, comentó la abogada. “Derechos Humanos es un campo muy amplio; yo hace más de tres años que estoy en lo que es Violencia de Género y Derechos de las Mujeres, no solo en la Justicia, sino también en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, donde me involucré en lo que es trabajo comunitario de lo que tenga que ver con el Observatorio de Derechos Humanos”. Recientemente fue designada como representante de ese Observatorio en la Comisión contra el Acoso y la Violencia Sexual que se creó en el ámbito de la UNLPam.
La beca Siderman otorga mucha importancia a lo comunitario y al trabajo con sectores minoritarios, otro ámbito en el que Victoria tiene antecedentes para acreditar, tanto desde lo teórico como en el trabajo de campo. “Los abogados tenemos que capacitarnos en forma permanente, sobre todo quienes estamos en temas como violencia de género, que son cosas muy nuevas”, sostuvo. “Está bueno lograr las dos cosas, y yo tengo la posibilidad al trabajar en una oficina pública, de tener el contacto directo con la problemática”, destacó.
Victoria Santesteban egresó en 2011 de la Universidad de Buenos Aires con el título de abogada. “Desde el vamos había elegido la orientación en Derecho Internacional Público, que tiene mucho de lo que es Derechos Humanos”, comentó la joven, hija mayor del director del diario santarroseño. 

DDHH y Civiles

La beca “José Siderman Human Rights Fellowship” comprende un año de estudio y trabajo en la Escuela de Derechos de la SohthWestern University, en la ciudad de Los Angeles, Estados Unidos, para cursar un máster en Derechos Humanos y Civiles. “El máster implica nueve meses de cursada teórica, y tres meses de una especie de pasantía que son las prácticas de campo”, detalló Victoria. “Podés elegir entre hacer esa práctica en una ONG de interés público, un tribunal o juzgado, o alguna otra posibilidad”. Por lo pronto, la joven ya detectó que una alternativa es la Oficina de la Mujer de California, donde seguramente intentará hacer esa residencia.
La SouthWestern University cuenta con una centenaria trayectoria “y una impronta muy comunitaria, de mucha atención a las minorías”, destacó. “Trabajan con asesoramiento jurídico gratuito y tienen un protocolo de intervención en casos de violencia de género; es decir, son muchas cosas que a mí me interesan, y sobre todo lo que tiene que ver con minorías raciales y temas de género, con mucha integración”. Esa fue su respuesta cuando hace un par de meses, tras haber sido preseleccionada, fue convocada a Buenos Aires para una entrevista personal. “Les dije que siento que me hallaría muy cómoda o familiarizada con una institución así, o identificada con una universidad con esos lemas”.
Seguramente ese comentario ayudó a convencer al jurado de que su postulación era la más apropiada para la beca y por ello un tiempo después se le notificó que era la ganadora de esta convocatoria. 
A Victoria, en cambio, no le quedó la misma sensación. “Fueron 15 minutos de entrevista en los que me preguntaron por mi rutina de trabajo y en por qué me interesaba hacer este máster”, contó la joven. “Para mí, mis respuestas fueron un desastre. Me acuerdo que cuando salí de la entrevista llamé a mi mamá y le dije ‘desperdicié la oportunidad”. Evidentemente, la realidad fue muy distinta a la percepción que le quedó a la joven.

Una familia perseguida

José Siderman, contó la abogada santarroseña, era un empresario de Tucumán, de origen judío, que en el año 1976 fue secuestrado por los militares que habían tomado el gobierno constitucional. “Estuvo una semana detenido, lo torturaron, y le exigieron que se deshiciera de sus bienes y que se fuera del país”, detalló. 
Tras su alejamiento de nuestro país, el gobierno militar pidió una orden de captura internacional acusándolo de un delito económico que era en realidad una causa armada por los propios militares. A raíz de esa causa, el empresario pasó cinco meses detenido en Italia.
En el año 82 la familia inició acciones legales en Estados Unidos contra Argentina y recién en 1996 se dictó la sentencia que indemniza a la familia por los delitos de lesa humanidad padecidos, una sentencia “que a nivel jurídico es muy interesante por esto de la protección multinivel de los Derechos Humanos”, indicó la profesional.
Como una forma de luchar para que las injusticias vividas no se repitan, desde hace varios años la familia Siderman financia la beca que lleva su nombre y que apunta a formar a jóvenes abogados en temas vinculados a los Derechos Humanos. Como parte de la beca, Victoria deberá realizar un ensayo sobre la historia de la familia. 
“Estoy interesada en hacer algún tipo de estudio sobre los delitos económicos durante el proceso cívico militar, que es algo que está muy desdibujado o invisibilizado”, señaló. “El Proceso comprendió no solo la persecución ideológica sin también una cosa de saqueo de bienes personales para fines individuales de los propios militares”, añadió.

Leer más ...

Una pampeana abanderada en la UBA

Florencia Maciel (25) es una joven santarroseña que el año pasado se recibió de abogada en la UBA y el viernes 17 de febrero fue distinguida como abanderada en la ceremonia de jura de la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

La distinción tomó por sorpresa a Maciel, ya que cuando se anunció que estaba para la jura le manifestaron que iba a ser la abanderada de la colación debido a que tenía el mejor promedio (con humildad, mencionó que su promedio era de 9). La joven, además de haber cursado sus estudios, trabaja en un estudio como abogada penalista y estimó que en un futuro -quizá lejano- retorne a La Pampa para poder compartir más momentos con su familia.

ABANDERADA

“Me enteré en el momento, yo no sabía nada de que iba a ser abanderada. Cuando llegué y me anuncié que estaba para la jura me dijeron ‘ah, sos la abanderada de la colación’, pero ¿Por qué?, ¿Qué tengo que hacer? -pregunté sorprendida ante la noticia- y me dijeron ‘tenés el mejor promedio'”, explicó al diario La Arena. “Todo fue una sorpresa”, expresó la joven abogada, que describió el acto de colación como una ceremonia “muy linda y emotiva”.
La familia de Florencia viajó desde Toay a Buenos Aires para poder estar presente en la colación. “Cuando te dicen que vas a llevar la bandera tenés que dejar todo, si tenés cartera la dejas, lo mismo el celular. Pero minutos antes de que comience la ceremonia pude enviarle un mensaje a mi familia para avisarles de la noticia”, explicó. “Ellos no lo podían creer, estaban súper contentos y yo recién los pude ver cuando concluyó la ceremonia”, agregó.

LA PREVIA

Nació en Santa Rosa, su familia vive en Toay y en la capital pampeana cursó sus estudios primarios y secundarios en el colegio Domingo Savio. En el año 2010, Florencia comenzó a cursar el Ciclo Básico Común (CBC), y al año siguiente ingresó en la Facultad de Derecho. Quería ser abogada y luego orientarse en Derecho Penal. Finalmente, en julio del año 2016 se recibió. “Pero no fue fácil”, aseguró, ya que mientras cursaba la carrera trabajó en un estudio jurídico “durante unos tres años”. También estudió francés, y -como si fuese poco- tomaba clases de yoga o realizaba actividades deportivas “tranquilas”. Ya en el 2015 se dedicó por completo a terminar las materias que le quedaban de la carrera y una vez recibida pudo ingresar a un estudio jurídico dedicado a la orientación que ella eligió. “Ahora trabajo como abogada penalista y además estuve en una competencia de litigación penal representando a la facultad”, añadió.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

asdasdasdasdasd