Quilsoft, la empresa de software local que apuesta a expandirse en la región

La firma ofrece soluciones de software y desarrollos tecnológicos «llave en mano» a medianas y grandes empresas, para mejorar la eficiencia e incrementar la productividad.

Todo comenzó en 2008. “Fuimos compañeros de secundario y de universidad. Empezamos a hacer proyectos juntos y cuando estábamos terminando de estudiar decidimos apostar por la tecnología”, relataron Clever Bossi y Patricio Pescio. Hoy, a los 30 años, dirigen Quilsoft, su propia empresa de software con la que ofrecen a medianas y grandes empresas soluciones de software y desarrollos tecnológicos “llave en mano” para mejorar la eficiencia e incrementar la productividad. Su plan a corto plazo es expandirse a nivel regional y ya se encuentran certificados ISO9001:2015.

“Como ingenieros electrónicos de la UTN éramos hábiles con la tecnología y en ese entonces empezó el auge del software. Vimos que era una necesidad que tenía el mercado, el Estado empezaba a acompañar y nos decidimos a ir por ahí”, recordó Pescio. Solo unos años después fueron reconocidos por sus ideas innovadoras por la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa bonaerense y recibieron el premio “Jóvenes Empresarios” 2012 de la Federación Económica de Buenos Aires.

Pescio y Bossi siguieron especializándose en soluciones de software y desarrollos de ingeniería electrónica para medianas y grandes empresas y gobiernos. Con el tiempo, las posibilidades se ampliaron.

“Tuvimos que aprender de negocios para aplicar ese conocimiento en los productos de nuestros clientes. Las soluciones que brindamos a terceros incluyen la consultoría. Ese es un diferencial importante, porque el cliente compra un negocio funcionando”, explicó Bossi.

“Otro punto a favor que tenemos es la experiencia, el valor agregado de los años en el lanzamiento de apps para celular. Las empresas nos contratan para diseñar las aplicaciones que lanzan al mercado, pero también les sugerimos las estrategias comerciales”, agregó. Una tarea que sigue todo el recorrido: desde el concepto, pasando por el desarrollo y la consultoría, hasta la implementación y el soporte. Lo que ellos llaman una Software Factory.

La compañía también hace foco es en la seguridad, para que las aplicaciones no sufran ningún fallo durante su utilización y los cambios realizados en los procesos queden a salvo en bases de datos cifrados a prueba de intrusos.

Fines

De aquella inicial Quilsoft de dos personas, la empresa comenzó a crecery en la actualidad cuenta con 10 empleados (ingenieros, desarrolladores, programadores) que se encargan de potenciar los productos y desarrollar nuevas herramientas. En el caso del diseño de apps y sitios web, desarrollan y asisten a las empresas en todo el proceso de implementación y soporte.

Como el caso de Shift, un sistema de traslados corporativos que permite ahorrar un 20% en gastos de remises y taxis, con beneficios adicionales como la eliminación del voucher papel que deriva en reducción de la contaminación y disminuye la huella de carbono. “Para generar nuevos negocios siempre ofrecemos las últimas tecnologías”, afirmaron.

La transversalidad de la industria del software, hoy en día una necesidad de compañías de los rubros más diversos, los llevó a incursionar en distintos ámbitos. “Tenemos clientes del sector del retail, medios de comunicación, de la industria láctea, laboratorios, energéticas. Diseñamos software a medida”, señalaron.

También son representantes con licencia de Odoo, sistema de ERP integrado de código abierto, de origen belga y competidor de jugadores tradicionales como SAP y Oracle. Presentado como una alternativa moderna, amigable y de bajo costo, que abarca todas las áreas de operaciones y con una curva de aprendizaje corta, Bossi aseguró que “es impresionante el nivel de detalle de análisis que tiene para bajar costos y mejorar recursos en empresas grandes y medianas. Varias compañías ya están migrando a nosotros”.

Curiosamente, la política de ahorro de costos que llevan adelante muchas firmas en la actualidad ayuda a atravesar el momento de recesión económica. “La crisis impacta de alguna manera, pero también ayuda porque todas las empresas quieren mejorar operaciones para generar un ahorro. Por eso, el software nunca es un gasto”, señaló Pescio.

Con clientes en EEUU, Europa, Uruguay y Chile, el próximo paso será conseguir nuevas inversiones para afianzar su crecimiento regional, aunque sin desligarse de la toma de decisiones. “Estamos preparando nuestra primera ronda de inversión para consolidar la estrategia de expansión. La empresa hace bastante tiempo es rentable y ahora la idea es ganar en escala. El objetivo es recaudar u$s 500 mil a cambio de un porcentaje de la compañía, pero seguiremos siendo socios mayoritarios”, adelantaron.

Comentarios

Comentarios