Santarroseño cometió dos robos en 72 horas y fue condenado a cinco años de prisión

Aníbal Sebastián Marín, un albañil de 31, fue condenado a través de un juicio abreviado a la pena de cinco años de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor de los delitos de robo calificado por las lesiones sufridas por la damnificada y robo simple, concursando ambos en forma real entre sí, en dos expedientes distintos. Además se le mantuvo la condición de reincidente.

Los hechos probados ocurrieron con no más de 72 horas de diferencia. El primero sucedió entre el 11 de enero pasado a las 21 y el 12 de enero a las 8.50. Marín, luego de dañar el vidrio de una ventana, sustrajo de una vivienda en construcción, en la calle Plumerillo de Santa Rosa, una bordeadora y un alargue de 20 metros. Aquí la prueba principal para el esclarecimiento del caso fueron unas manchas de sangre, por lo que se consultó a la posta sanitaria del Barrio Matadero y a partir de ello la policía dio con el imputado.

El segundo se produjo el lunes 14 a la noche. El imputado arrojó al suelo a una mujer, que caminaba por la avenida Palacios, y acababa de salir de un cajero automático, provocándole la fractura de la cadera derecha. Lo hizo para sustraerle de una cartera la suma de 1.100 pesos y dos tarjetas de débito. Las cámaras de seguridad del cajero sirvieron para identificar al agresor. La damnificada debió ser intervenida quirúrgicamente y recibió un reemplazo total de cadera.

La sentencia fue dictada por el juez de control santarroseño, Néstor Daniel Ralli, tras el acuerdo alcanzado entre la fiscala María Cecilia Molinari, la defensora oficial Mariel Annecchini y el propio acusado, quien aceptó su culpabilidad.

Fines

En la parte resolutiva del fallo, Ralli dispuso que se informe al Juzgado de Ejecución, el interés de las víctimas en ser notificadas acerca de los planteos que pueda presentar la defensa para que Marín –quien permanece detenido– reciba algún beneficio hasta de que concluya la pena (salidas transitorias, régimen de semilibertad, libertad condicional, prisión domiciliaria, etc.).

Marín registraba como antecedente penal computable una sanción de dos años y seis meses de prisión, que se había agotado unos días antes, el 5 de enero. El 22 de julio de 2016, en otro abreviado rubricado por Annecchini y el fiscal Facundo Bon Dergham, la jueza de control María Florencia Maza lo había condenado por robo calificado por el uso de arma, en grado de tentativa.

¿Cuál fue el hecho? Marín, exhibiéndole un cuchillo tipo carnicero con hoja de acero, le pidió a un hombre que le entregara su dinero. Cuando le dijo que no tenía plata e intentó irse, el acusado “comenzó a efectuarle cortes en la manos y los brazos, provocándole lesiones”, hasta que finalmente el damnificado logró huir. Previamente, Marín le había pedido auxilio en la calle al agredido y solicitado un servicio de taxi-flete para que le llevara el auto a tiro hasta su casa. Allí lo hizo pasar a la vivienda, prometiéndole que le abonaría el servicio, y fue cuando intentó sustraerle el dinero.

Comentarios

Comentarios