domingo 23, junio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Reconstruyen el cráneo de un pequeño dinosaurio patagónico

Científicos del Conicet, en colaboración con colegas del Reino Unido y Alemania, describieron en detalle el cráneo de un pequeño dinosaurio bípedo patagónico que vivió hace 170 millones de años en la actual provincia de Chubut. Mediante micro-tomografías computadas y reconstrucción digital 3D de restos fósiles de un «Manidens condorensis»,  elaboraron una de las descripciones más completas realizadas en cráneos de dinosaurios «ornitisquios argentinos».





El trabajo liderado por Marcos Becerra, investigador del Consejo en el Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra (Cocterra, Conicet-UNC), fue publicado en la revista científica Journal of Vertebrate Paleontology.

Manidens condorensis es uno de los dinosaurios ornitisquios – uno de los dos órdenes de dinosaurios que vivieron desde el Triásico Superior al Cretácico superior-, más completos del Jurásico Temprano sudamericano y es el único heterodontosáurido con un cráneo casi completo, aparte de heterodontosaurus (una especie de Sudáfrica que pertenece a la misma familia).

La especie fue descrita en 2011 a partir de fósiles recuperados en la Formación Cañadón Asfalto (Provincia de Chubut) por Diego Pol, investigador del Conicet en el Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) y coautor del artículo publicado en Journal of Vertebrate Paleontology.

«Los heterodontosáuridos son un linaje de pequeños dinosaurios bípedos, cuyos grandes colmillos recuerdan más a los cánidos y otros mamíferos que a los dinosaurios. Estos dinosaurios tienen un registro fósil extenso en el tiempo, pero escaso y fragmentario en cuanto a la calidad del material», dijo Becerra.

«Aparecen como un linaje altamente especializado para la época, por lo que su parentesco con otros grupos de dinosaurios ornitisquios es actualmente controversial. Información novedosa, como la de este trabajo, tiene un gran impacto en nuestro entendimiento sobre la historia evolutiva temprana de los dinosaurios ornitisquios», agregó.

Dado el pequeño tamaño y la fragilidad de los fósiles de Manidens, no era posible aislar mecánicamente muchos de sus huesos, por lo que debieron digitalizarlos para su estudio.

«El uso de tomografías computadas sirve para obtener imágenes en forma de secciones o ‘cortes’ de cualquier objeto en estudio. Las partes más densas absorben más radiación y se ven más claras, lo que permite diferenciar distintos componentes del objeto sin dañarlo», dijo.

Comentarios

Comentarios