martes 18, junio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Libia: Más de 2.300 muertos y 5.000 desaparecidos por lluvias torrenciales e inundaciones

Las lluvias torrenciales y las inundaciones causadas por la tormenta Daniel que devastaron el este de Libia dejaron más de 2.300 muertos y unos 7.000 heridos, mientras que 5.000 personas continúan desaparecidas, según informaron hoy los servicios de emergencia del país ubicado al norte de África.





Usama Ali, portavoz de los servicios de emergencia del gobierno de Trípoli, reconocido internacionalmente, y que disponen de un equipo en Derna, indicó que las inundaciones causaron «más de 2.300 muertos» y unos 7.000 heridos, y más de 5.000 personas están desaparecidas.

«La situación en Derna es estremecedora y muy dramática», agregó, consignó la agencia AFP.

La Cruz Roja y las autoridades locales temían unos balances superiores, y advirtieron que las cifras iban a subir.

«No tenemos cifras definitivas» por el momento, dijo Tamer Ramadan, de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), pero «el número de desaparecidos se acerca a los 10.000».

«Las necesidades humanitarias superan con mucho las capacidades de la Media Luna Roja Libia e incluso las del gobierno», explicó Ramadan desde Túnez.

El portavoz del ministerio del Interior del gobierno del este, citado por la prensa, afirmó que «más de 5.200» personas habían perecido en Derna.

Entre los fallecidos hay tres voluntarios de la Media Luna Roja libia que ayudaban a personas afectadas por la catástrofe, indicó hoy la FICR.

Según responsables del este de Libia, un país donde dos gobiernos se disputan el poder, las dos principales represas del río Wadi Derna se rompieron el domingo por la noche y provocaron riadas de lodo que destruyeron puentes y edificios a su paso, hasta desembocar en el Mediterráneo.

Los socorristas parecían sobrepasados por el alcance de la tragedia, según imágenes grabadas por vecinos de la región que circulan en las redes sociales.

Carreteras cortadas, deslizamientos de tierra e inundaciones impedían que los servicios de emergencia llegaran a la población de las zonas afectadas, que tenía que recurrir a medios rudimentarios para recuperar los cadáveres y extraer a los supervivientes de entre el lodo.

Comentarios

Comentarios