domingo 14, abril, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

La turbulenta historia de Gypsy Rose Blanchard, la joven que asesinó a su madre abusiva

En 2015, Gypsy Rose Blanchard sería conocida como la autora intelectual de un matricidio que consumó para escapar de un esquema de manipulación y engaños. Su madre, Dee Dee Blanchard, era una madre abnegada a los ojos de la opinión pública, ya que se encargaba de cuidar a su hija Gypsy, a quien se le había diagnosticado una avalancha de enfermedades crónicas. Pero todo era una farsa, y sometía a su hija a tratamientos dolorosos e innecesarios, por lo que esta convenció a su novio, Nicholas Godejohn, de que la asesine.





El documental «Madre muerta y querida» (Mommy Dead and Dearest) en HBO profundiza en uno de los casos que sacudió con fuerza a los Estados Unidos.

Casi una década después, y con la pena reducida por la justicia local, Gypsy Rose Blanchard sale de prisión el 28 de diciembre con 32 años de edad, y en una entrevista exclusiva con la revista People, la joven repasó lo ocurrido durante su niñez y adolescencia.

Aunque refuerza haber sido víctima del control abusivo de su madre, Gipsy califica como un error la decisión que tomó ocho años atrás, cuando pidió a su entonces novio que matara a Dee Dee.

“Nadie me oirá nunca decir que me alegro de que esté muerta o que estoy orgullosa de lo que hice. Me arrepiento cada día”, expresó.

Detrás de la fachada de lucha contra la adversidad, la realidad en la casa de los Blanchard resultaba inexplicable.

Como indica el documental, Dee Dee había inventado enfermedades y sometía a Gypsy a procedimientos médicos innecesarios y dolorosos desde su niñez.

Los supuestos diagnósticos de epilepsia, parálisis e incluso leucemia no eran reales; pero ella cedía a la manipulación de su madre, quien tenía control psicológico e incluso físico.

Dee Dee la obligaba a usar una silla de ruedas, aunque no lo necesitaba, la alimentaba por sonda y le rapó el cabello cuando le asignó un tratamiento contra el cáncer, al punto de que amigos, familia e incluso doctores creyeron que Gypsy no era capaz de valerse por sí misma.

Según los expertos, este era un caso de Munchausen por poderes, donde un guardián induce o exagera enfermedades en un niño para obtener atención y simpatía.

La situación llegó a un punto crítico cuando Gypsy, desesperada por escapar de su vida de confinamiento y abuso, conspiró con su novio, Nicholas Godejohn, para asesinar a su madre.

Tras ser atrapados, la justicia sentenció a Godejohn a cadena perpetua; mientras que Rose Blanchard fue condenada a 10 años de prisión.

Mientras se prepara para enfrentar la vida fuera de prisión, Gypsy se ha casado con Ryan Anderson, un maestro de Louisiana, y planea reunirse con su padre y madrastra, quienes han permanecido a su lado.

Comentarios

Comentarios