martes 16, abril, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Un alemán estableció el nuevo récord mundial de armado de rompecabezas

El nuevo récord mundial de «armado de rompecabezas» fue establecido por el alemán Hans-Josef Schaadt, de 62 años, «al armar un ´puzzle´ de 54.000 piezas en 99 días», informó hoy el Instituto de Récords de Alemania (RID), que homologó la marca.





«El exminero rompió así con creces la anterior marca, de137 días, y estuvo armando este rompecabezas desde el 1 de octubre de 2023 hasta hoy», difundió la institución germana, con sede en Hamburgo.

Schaadt, oriundo de Sarre, uno de los dieciséis estados federados de Alemania, próximo a la frontera con Luxemburgo, «completó una imagen gigantesca, luego de tres meses de trabajo, y festejó con los vecinos en un salón de fiestas de la población de Oberkirchen, al este de Renania del Norte.

«Este domingo se cumplirá el día 99, si completa el rompecabezas y confirmamos este logro tras verificar los documentos, el intento de récord mundial habrá tenido éxito», habían anticipado los jueces del RID.

El flamante récord tiene como título «Armado más rápido de un rompecabezas de 54.000 piezas por una sola persona», y para su último día en este desafío, Schaadt «había preparado 54 tableros, cada uno de los cuales tenía ya mil piezas pegadas, viajando hasta la sala de fiestas con tres maletas, y cada una de las cuales contenía 18 tableros», consignó la agencia de noticias DPA.

El «puzzle homologado con el récord mundial», de 2,04 por 8,64 metros y unos 30 kilos de peso, contenía más de 55 réplicas de cuadros clásicos, «entre ellos la mundialmente famosa Mona Lisa, de Leonardo da Vinci», señalaron desde el jurado de la competencia.

Josef Schaadt había recibido «el rompecabezas de su familia como regalo de Navidad hace dos años, en un estuche especial que contenía 27 bolsas de unas 2.000 piezas», entonces se puso en contacto con el RID de Hamburgo y «pasó casi un año preparando el intento», explicó el exminero.

«El armado del rompecabezas se llevó adelante en una habitación del bar del pueblo y me pasaba entre ocho y diez horas por día encajando las piezas», comentó Schaadt a los medios locales.

«Su trabajo fue vigilado con una cámara, a la que el RID tenía acceso con fines de control», amplió DPA.

Comentarios

Comentarios