martes 25, junio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Se cumplen 30 años de la tragedia de los bomberitos de Puerto Madryn

La asociación de bomberos voluntarios de Puerto Madryn realizará hoy el acto en homenaje a los 25 bomberos voluntarios de entre 11 y 23 años que murieron hace 30 años en lo que se recuerda como «la tragedia de los bomberitos».





El acto fue confirmado a Télam por el presidente de la entidad, Gastón Alcucero, quien adelantó que «este año está previsto que se emplace la obra ‘Gloria a las víctimas del viento y del fuego’ que creó la artista Esther Baruel (fallecida)».

Ese monumento se encontraba en la plaza «Pablo Mamani», en el interior del Mercado Central de Buenos Aires y fue trasladado el año pasado después de diversas gestiones para para poder emplazarlo en la plazoleta Kona Mapu (Tierra de Héroes) del Barrio Mapu Ngefü.

«Ese barrio tiene la particularidad que las calles llevan los nombres de las víctimas del incendio y creímos que era el mejor ámbito para el homenaje», explicó Alcucero.

La llamada «tragedia de los bomberitos de Puerto Madryn» significó para todos los cuarteles un cambio de paradigma en el sentido que ya nunca más participaron menores en los incendios activos, se obligó a un sistema de capacitación permanente y además se cambió la estrategia de combate de los llamados incendios de campos.

Alcucero, quien actuó como bombero voluntario hasta que se retiró con el rango de «Sargento de la reserva efectiva», recuerda: «Yo tenía 19 años cuando ocurrió el desastre y era vecino de uno de los chicos y de otro conocido por esas cosas propias del pueblo así que lo recuerdo nítidamente y fue ese episodio el que me motivó para alistarme».

El incendio comenzó cerca del mediodía de aquel 21 de enero de 1994 y las primeras dotaciones de bomberos arribaron pasadas las 14 horas cuando las llamas avanzaban en direcciones variables consumiendo la vegetación achaparrada propias de la zona, cerca del acceso sur a Puerto Madryn.

Los bomberos quedaron atrapados en medio de las llamas y desorientados por el humo con el resultado fatal de 25 bomberos muertos, 11 de ellos menores de edad.

«A partir de ese episodio terriblemente doloroso se cambió la estrategia de combatir los incendios de campos, porque ya no se hace frente a las llamas sino que se plantea un esquema distinto, mediante cortafuegos realizados por maquinas viales y de ser posible con apoyo aéreo», explicó.

Las actividades de este comenzarán en la plaza céntrica de Puerto Madryn, luego se trasladarán al panteón donde descansan los restos de las víctimas y finalmente se irá al emplazamiento del monumento en el barrio Mapu Ngefü.

En la ceremonia participará el Presidente del Consejo de Federaciones de Bomberos Voluntarios de la República Argentina, Carlos Alfonso y se estima que estarán presentes representantes de cuarteles de todo el país.

En la tragedia fallecieron Daniel Araya (21), Mauricio Arcajo (12), Andrea Borredá (18), Ramiro Cabrera (16), Marcelo Cuello (23), Néstor Dancor (15), Alicia Giudice (22), Raúl Godoy (23), Alexis González (22), Carlos Hegui (12), Lorena Jones (15), Alejandra López (15), Gabriel Luna (21) y José Luis Manchula (23).

También perecieron Leandro Mangini (18), Cristian Meriño (21), Marcelo Miranda (11), Juan Moccio (15), Jesús Moya (20), Juan Manuel Passerini (16), Enrique Zoilo Rochon (19), Paola Romero (17), Cristian Llambrún (21), Cristian Zárate (14) y Juan Carlos Zárate (22).

El experimentado fotógrafo José Luis Lazarte, quien acudió a la zona del incendio para la cobertura, recuerda que traspasó al segundo camión de bomberos que llegó a asistir y entró prácticamente junto con parte de los bomberos que darían la vida en el intento por apagarlo.

El reportero gráfico hizo algunas tomas y se volvió a la ciudad a tiempo para entregar el sobre con las imágenes ya copiadas en la terminal para que las llevara a Trelew el próximo micro.

«En esa época sonaba la sirena un montón de veces al día por los incendios de campos y para mí hasta ese momento era un incendio más», rememoró, aunque cuando volvió de la redacción al incendio, cerca de las 18 «era otra historia».

«El frente era ya de muchos kilómetros, estaba la ruta cortada y nos sacaron porque como cambiaba el viento, era peligroso y no se venía absolutamente nada», señaló.

Los primeros cadáveres se encontraron al día siguiente, durante las primeras horas del sábado 22, junto a la camioneta y la autobomba de la dotación arrasadas por el fuego.

Las pericias posteriores concluyeron que por la rotación del viento el humo del incendio se volvió espeso, el aire se torno irrespirable y terminó asfixiando a los 25 jóvenes.

Lo demás fue una expresión generalizada de dolor cuando la población de Puerto Madryn se volcó al gimnasio donde se realizó el velatorio colectivo que concluyó con el traslado de cientos de vehículos que acompañaron el cortejo fúnebre al cementerio.

Comentarios

Comentarios