domingo 23, junio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Proyecto Amenmose: Docente de la UNLPam en la investigación de una importante tumba egipcia

Esta semana concluyó la cuarta campaña de trabajo del proyecto de conservación y estudio de la tumba egipcia de Amenmose, que llevan adelante investigadoras del Conicet y de distintas universidades públicas argentinas desde hace más de cuatro años. Las exploradoras lograron abrir la entrada original de la antigua edificación, de más de 3.500 años, y recuperaron más de 500 objetos valiosos para su investigación, entre otros grandes avances. En el trabajo participa el docente e investigador de la Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam, doctor Pablo Rosell.





Amenmose es un importante personaje del Antiguo Egipto. Su tumba es motivo de interés para arqueólogos, historiadores y conservadores, que desde 2020, con el apoyo del Ministerio de Antigüedades de Egipto, realizan trabajos de mantenimiento y conservación del histórico lugarubicado en el Valle de los Nobles, en la ciudad de Luxor.

Las referentes del Proyecto Amenmose detallaron que la meta de la iniciativa arqueológica es «restaurar y estudiar en profundidad» el lugar y sus destacadas pinturas y relieves, que tienen más de 3.500 años de antigüedad.

En 2022 solo podían ingresar a la tumba mediante un pequeño boquete de 50×37 centímetros por una tumba vecina. Sin embargo, al año siguiente, encontraron la entrada original a la tumba, pero estaba tapada por unos siete metros de sedimentos, lo que impedía su ingreso.

En enero, poco después del inicio de la cuarta campaña de investigación, lograron detapar la entrada e ingresar por primera vez desde allí. «Este descubrimiento incide de manera positiva en todo lo que son los trabajos de conservación de este monumento”, precisó la arqueóloga Liliana Manzi a Noticias Argentinas.

Aunque el hallazgo de la entrada era el principal objetivo de la cuarta campaña del Proyecto Amenmose, también pudieron lograr otros importantes hallazgos.

En ese sentido, Manzi precisó que se encontraron dos tumbas más en el patio de la tumba de Amenmose (catalogada con el número 318 y las siglas TT (por Theban Tomb), abiertas en la piedra caliza”, que serán objeto de excavación en futuras campañas, sostuvo.

Asimismo, a lo largo de un mes de trabajo, las investigadores del Proyecto Amenmose, a cargo de la historiadora Andrea Zingarelli, excavaron y catalogaron más de 500 objetos. Alrededor de 130 fueron tratados especialmente en el área de Conservación, así como se realizaron 40 dibujos técnicos para ilustrar lo hallado y se tomaron alrededor de 10 mil fotografías.

«Se recuperaron ushebtis, unas figuras de arcilla o fayenza, que son ayudantes del difunto; varios fragmentos de momia; de sarcófagos; y cerámicas, que son e indicadoras de diferentes períodos cronológicos, de tiempos faraónicos y de tiempos bizantinos; y también de la población qurnawi», agregó la especialista. La población qrnawi habitó en el lugar hasta 2006, cuando fueron reubicados en otras zonas para poder preservar las tumbas del Valle de los Nobles.

Toda la información procesada será volcada a una base de datos digital para garantizar el acceso para su estudio futuro.

La tumba fue otorgada a Amenmose en algún momento en el período entre «el reinado de Hatshepsut y Tutmosis III«, en el 1.500 antes de Cristo: en su interior se relevaron «dibujos de escenas relacionadas con la vida o biografía de Amenmose y una serie de inscripciones vinculadas tanto con su vida como con cuestiones de culto religioso y funerario«, indicó Manzi.

Para poder llevar adelante la campaña arqueológica, las científicas se valen de los fondos que logran recaudan en la página web y aplicación móvil «cafecito«: «Básicamente el proyecto se sustenta con aportes de colegas, familiares, amigos», contó a Noticias Argentinas la profesora de Historia Andrea Zingarelli.

Proyecto Amenmose: de qué se trata y quiénes son las investigadoras argentinas

Según describen en el sitio web donde solicitan colaboraciones, el Proyecto Amenmose se propone la conservación y estudio de la tumba de Amenmose, localizada en la necrópolis de Sheikh Abd el-Qurna, en la ciudad de Luxor de Egipto.

Se trata de una de las tumbas que están entre las numerosas capillas funerarias de altos y medianos dignatarios distribuidas de manera irregular a lo largo de las colinas occidentales de Tebas en distintos sectores: Dra Abu el-Naga, el-Assassif, el-Khokha, Gournet Murai, Deir el-Medina y Sheikh Abd el- Qurna.

«A este conjunto de tumbas se las denomina tumbas privadas o tumbas de nobles y constituyen una de las mayores fuentes de información de la sociedad egipcia antigua», describen las investigadoras, que a partir de la aprobación obtenida del Ministerio de Antigüedades de Egipto en abril de 2019pudieron iniciar diversas líneas de investigación interdisciplinarias con base en egiptología, en historia, en conservación y en arqueología en ese sitio.

Las integrantes del proyecto son de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y del Conicet.

Tiempo atrás, en la década de 1980, un grupo de científicos japoneses había realizado una investigación superficial de este monumento y sus conclusiones sólo fueron publicadas en el idioma nipón.

Sin embargo, a partir de las dos primeras campañas de este grupo de argentinas, «los textos de las paredes de la tumba están casi todos traducidos«, destacó la profesora de Historia devenida en egiptóloga.

Comentarios

Comentarios