domingo 14, abril, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Adulto mayor estafado en Santa Rosa: Entregó sus ahorros y le dieron dólares truchos

Un hombre de 79 años denunció ante la justicia provincial, que el hijo de la persona que oficiaba como su cuidadora lo estafó con 600 dólares falsos. Aldo Ignacio Guibert, un vecino del barrio Butalo III de Santa Rosa, denunció ante el Ministerio Público Fiscal, que se investigue la posible comisión de los delitos de asociación ilícita, estafa u otros posibles actos delictivos, de los que fue víctima.





En su denuncia, Guibert dijo que «Irene Josefa Frías, una persona que trabajaba eventualmente en mi casa como cuidadora, ya que tengo casi 80 años y soy doblemente amputado por lo que me encuentro postrado en una silla de ruedas, durante los primeros días de septiembre del año pasado me presentó a su hijo Julio Cañulef, quien por una cuestión de amistad mía con su madre me pidió que le cambie 100 dólares estadounidenses por pesos argentinos, a lo que accedí porque tenía algunos ahorros disponibles, y se los di confiando en él», indicó.

Y agregó que «luego de unos días Irene me presentó a su otro hijo Pablo Luciano Frías, ya que se dedica a la plomería y él podía hacerme un trabajo de ese tipo que yo necesitaba en el lavadero de mi casa”.

“Lo hizo sin complicaciones y aprovechó la oportunidad, estando presente su madre, de pedirme que como había hecho con su hermano, le cambie 600 dólares a él, que en ese momento cotizaban alrededor de 450.000 pesos, a lo que accedí», detalló.

Billetes falsos.

El hombre explicó a fin de ese mes, llegó de visita su hijo Rubén Darío Guibert, que vive en Estados Unidos. «Me dijo que necesitaba pesos argentinos para moverse por la ciudad y le dije que no tenía, ya que los había cambiado. Cuando le muestro los dólares que había cambiado al señor Frías, él me dice a primera vista que esos dólares eran billetes falsos, que los números de serie eran todos iguales y que había sido víctima de una estafa por parte de quien me los dio», detalló Guibert.

Y añadió que «inmediatamente procedí a comunicarme con Pablo Luciano Frías, quien me relato que a él se los habían dado en un trabajo que había hecho con anterioridad y me requirió que se los devolviera y que el después me iba a pagar lo que yo le había dado en pesos. También me comunique con su madre, Irene Frías, la cual me relató una historia similar y me dijo que no me preocupara que me iban a devolver el dinero más adelante, porque tenían un plazo fijo a retirar el 30 de diciembre».

A todo esto, dijo Guibert, «Pablo Frías se apersonó en mi domicilio a buscar los dólares falsos para hacer el reclamo a quien se los había dado, y le di solo dos billetes. El resto me los quede como resguardo de prueba. Pasado el 30 de diciembre que supuestamente cobraban el plazo fijo, no se hicieron presentes ninguno de los dos. Tampoco me contestaron más las llamadas telefónicas, me tienen bloqueado en sus celulares y con la única persona que se comunicaron fue con mi hijo mayor, Aldo Mariano Guibert, que vive en General Rodríguez, provincia de Buenos Aires», explicó el denunciante.

«Rescatar pruebas».

Mariano Guibert, por su parte, dijo que «cuando Frías le pidió a mi papá los billetes falsos era solamente para rescatar pruebas. Yo me comunicaba con la mamá, tengo todos los audios del Whatsapp que me mandó, y decía que se iba a hacer cargo cuando le pagaran a ella un plazo fijo”.

“Le pasé el CBU, para que ni siquiera tuviera que ir a verlo a mi viejo, porque ella dejó trabajar ahí, justo cuando pasó esto, pero no tuvimos más respuestas. Por es que en enero mi viejo hizo la denuncia», dijo.

«Hasta ahora no tuvimos respuesta, porque se hizo la denuncia en enero en medio de la feria, pero estamos en marzo y todavía ni siquiera saben quién tiene el legajo, por eso queremos que esto tome estado público, a ver si hay algún tipo de avance», señaló Mariano Guibert.

En la denuncia, el hombre de 79 años solicitó que se investigue la posible asociación ilícita, «que consistente en tomar parte en una asociación o banda de tres o más personas, destinada a cometer delitos. Ya que para cometer el acto primero entraron en confianza de mi núcleo más íntimo para después, con conocimiento de lo que tenía ahorrado, hacerse de ese dinero con moneda extrajera falsificada», y el delito de estafa, «porque se quedaron con mis ahorros y niegan el hecho», cerró.

Comentarios

Comentarios