domingo 14, abril, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Incendio en Castex: “Perdimos todo, no pudimos rescatar ni la mascota», dijo Daiana Resch

Un desperfecto energético incendió una vivienda y una familia de Eduardo Castex perdió «absolutamente» todas pertenencias. «Aún estamos bastantes confundidos y no entendemos qué pasó, porque se prendió fuego la casa y perdimos todo», relató ayer Daiana Resch.





«Ajeno a todo lo material, siempre pensás lo que no podemos recuperar, como los recuerdos, no pudimos sacar a Mora que era nuestra mascota (una perra) de 14 años, los estudios médicos de mi hijo o los recuerdos de mi padre que falleció hace muchos años», expresó – con la voz entrecortada- la entrevistada. Y resaltó la solidaridad de la comunidad local que desde el sábado le acercó ropa porque «no teníamos que ponernos», alimentos y otras donaciones.

El incendio afectó una vivienda ubicada sobre la calle Gobernador Duval, entre calles Martín Fierro y Correa Ortiz, en la zona norte de Eduardo Castex. En el sitio trabajaron una decena de bomberos voluntarios local para extinguir las llamas, y posteriormente en las tareas de enfriamiento de las paredes.

El matrimonio Juncos-Resch, que alquila el inmueble, se encontraba en Mar del Plata, porque llevaron a un hijo de cinco años con autismo a conocer el mar y los animales acuáticos. «Era el regalo de cumpleaños, y la primera vez que salimos después de varios años, porque en la pandemia nos fundimos y volvimos a empezar», narró.

La hija de 16 años se quedó en Eduardo Castex con sus abuelos que viven a dos cuadras, y más cercana está «la amiga». «Vino a bañarse y cuando salió del baño vio fuego en el garaje, corrió a la casa de los vecinos para pedir ayuda y cuando regresaron ya no pudieron ingresar más. En cuestión de segundos perdimos todo. Se quemó todo», detalló.

«Lo más importante que teníamos en la casa era nuestra hija y salió físicamente intacta de la casa. Nosotros estamos sanos y podemos seguir trabajando», destacó la mujer.

Solidaridad.

Daiana Resch resaltó la solidaridad de los vecinos castenses. «Sentimos un gran abrazo de la gente, porque desde el sábado que arribamos nos encontramos con gente que nos había conseguido ropa, teníamos donde alojarnos momentáneamente, y mucha solidaridad de gente que conocemos y otros que no conocemos. Pero, tener ropa para empezar nuevamente y salir a la calle es muy importante, o que nos traigan juguetes para que se entretenga Simón, que parece una pavada pero es algo sumamente importante para nosotros», destacó.

Además ejemplificó todos los gestos recibidos, con la actitud del rector del colegio Juan Humberto Morán, Diego Catera. «El sábado nos trajo todo para que la nena pueda ir al colegio, desde ropa hasta útiles escolares. Cuando le agradecí, me respondió: ‘es mi trabajo’. Después, abrió el colegio para recibir donaciones y ayudarnos, y me quedé pensando si en cada colegio hubiera un Diego Catera seguramente muchos chicos no atravesarían carencias y necesidades. Y lo mismo ocurrió en el Jardín de Simón, así que no tenemos más que palabras de agradecimiento», concluyó.

Comentarios

Comentarios