miércoles 24, abril, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Astróloga tuitera se plantó contra el “Gordo Dan” y lo acusa por intimidación a sus padres

El subjefe troll del gobierno, el Gordo Dan, sigue ganando referencia pública en medio de la escalada de denuncias de tuiteros que alertan sobre intimidaciones y doxxeos, publicación de datos personales que activistas libertarios utilizan para amedrentar a sus adversarios políticos en redes sociales.





El Gordo Dan, llamado realmente Daniel Parisini, fue señalado este lunes por uno de sus colegas, Falacia ad Eminem, quien amenazó a la escritora y astróloga Ayelén Romano -y que también tiene alto perfil en redes sociales- con divulgar la información de su familia. «Aye, nosotros controlamos la AFI, en dos segundos el Gordo Dan consigue la información de todos tus familiares, no empiecen con esto», escribió el usuario.

El mensaje fue en respuesta a una intervención de Romano, en una discusión sobre la cantidad de desaparecidos durante la última dictadura con Agustín Romo, que además de ser diputado provincial es uno de los estrategas digitales de Milei y está vinculado al equipo de Fernando Cerimedo. A modo de chicana, la astróloga les recomendó a los libertarios que le preguntaran por la cifra a la vicepresidenta Victoria Villarruel, porque «es amiga de todos los represores de la dictadura», dijo, y agregó: «ellos tienen los archivos, hace décadas se los pedimos».

En diálogo con LPO, Romano adelantó que este martes radicaría una denuncia porque sus padres ya recibieron intimidaciones y amenazas. «Me mandaron por WhatsApp fotos de la puerta de mi casa, parece que no les gustan mi opiniones políticas», dijo.

Romano no es una desconocida para el Gordo Dan. Hace tres años, una tropa libertaria divulgó sus datos personales por primera vez a raíz de su discurso feminista en Twitter. La astróloga suele hacer «vivos» en redes sociales y, según explicó, «los trolls se metían y empezaban a gritar».

El programador Javier Smaldone precisó, además, que el de Romano no es el único caso. En su propia cuenta de Twitter, reposteó la discusión entre la escritora y los libertarios bajo un mensaje que llamaba la atención sobre un tuitero ausente: «¿Se acuerdan de Antiponzista? Lo último que publicó acá, antes de que su cuenta desapareciera, es que luego de que el ‘Gordo Dan’ publicara su foto y nombre real, habían publicado los datos de sus familiares».

Asimismo, las víctimas de la banda del Gordo Dan no se limitarían a quienes tratan de refutar las posturas ideológicas de la Casa Rosada desde la oposición. El caso del usuario Tano Giuliani es elocuente: con 19 años de edad según el testimonio de quienes lo conocen, osó debatir la furia de sus colegas contra Villarruel cuando incluyó el DNU en el temario de la sesión que terminó enterrándolo en el Senado.

A las 14:52 del martes 13 de marzo, escribió en Twitter: «Villarruel no traicionó a nadie. Están flasheando cualquiera. Ese DNU se iba a tratar en el Senado CON o SIN Victoria. Además, la mina es vivísima. Debe tener un as bajo la manga. No la subestimen». El apriete de sus jefes políticos, cuentan quienes lo conocen, lo habría dejado tan atemorizado que ni siquiera se plantea la posibilidad de renunciar a su pertenencia a la banda, casi como una mafia.

Otro de los tuiteros atacados por su propia tropa fue @TDM_jpg, quien había posteado que a Villarruel «hay que colgarla en la Plaza». «Se fue de Twitter, desapareció», aseguró un especialista en Social Media.

Como sea, no todos se subordinan al rigor del Gordo Dan y Santiago Caputo. Así como Romano prepara su denuncia penal contra Parisini, el usuario @itscroata insultó con virulencia al asesor estrella del presidente Javier Milei dos días antes del 24 de marzo. «¿Cuándo van a entender que tienen que hacer lo que yo digo si quieren que les vaya bien?», había posteado Caputo bajo el camuflaje de Enfant Terrible. Croata retrucó: «Te hacés el mafioso en Twitter y sos un tipo de 40 años atrás de un @ falopa. Si los kirchneristas no te buscan, lo vamos a hacer nosotros».  

Comentarios

Comentarios