domingo 19, mayo, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

La plaga que pone en jaque al maíz fue detectada en lotes de Castex y otras localidades

En lotes de maíz de Eduardo Castex, Winifreda, Anguil y Rucanelo -podría haber en otros de La Pampa- se detectó la presencia de Dalbulus maidis, conocida popularmente como la chicharrita del maíz que provoca el «achaparramiento del maíz», y puede provocar pérdidas totales o parciales en los cultivos. «En el norte del país y en Brasil es endémico, porque está presente todos los años. En esas regiones están más acostumbrados a verla y manejarla, y acá el año pasado vimos algunos lotes puntuales, y ya este año lo encontramos con mayor frecuencia», destacó el ingeniero agrónomo castense Cristian Funcia.





Esta plaga, propia de zonas con climas tropicales y subtropicales, registró esta campaña un aumento poblacional extraordinario en zonas templadas, donde históricamente se encontraba en poblaciones muy bajas, y no constituía una preocupación, publicó Maizar.

La secretaria de Agricultura convocó -el viernes- a una reunión a representantes de Federación Agraria Argentina, Sociedad Rural Argentina, Confederaciones Rurales Argentinas, Coninagro, Maizar y ASA, para conformar un Comité de Crisis para combatir la plaga que en esta campaña agrícola 2023-2024 provocó una emergencia sanitaria sin precedentes, por la intensidad y la extensión geográfica. En el encuentro se compartió la información oficial sobre el estado de situación, las políticas en curso y explorar posibles soluciones y acordaron un próximo encuentro para dentro de 15 días.

Medidas de precaución.

Funcia explicó que esta enfermedad es popularmente conocida como «achaparramiento del maíz», cuando «se da en etapas tempranas del desarrollo del cultivo, afectan significativamente el rendimiento».

«Se transmite a partir de un vector, que es una chicharrita, que se infecta a partir de plantas guachas o cultivos de maíz y lo va transmitiendo de planta en planta, por lo cual es importante tomar todas las medidas de precaución, porque cuando está establecida la enfermedad en el lote, ya sea una o los cuatro patógenos, ya no hay medidas de control para atenuar los síntomas de la enfermedad», explicó.

-¿Cómo se detecta la presencia de la chicharrita del maíz?

-Los síntomas son bastante claros y bastante diferentes a lo que son el resto de las enfermedades o los síntomas que provocan otros insectos. Cuando se da en etapas tempranas, donde el cultivo está estadios vegetativos hay un acortamiento entre nudos, multiespigas; además, los síntomas a nivel foliar son característicos porque hay una coloración roja intensa en el borde de las láminas que avanza hacia amarillo y verde en el centro; después sobre los síntomas del rayado fino, son pequeñas puntuaciones que terminan alineándose en las nervaduras y produce un rayado al nivel de la hoja. Son bastante fáciles de detectar, y el productor los podrá determinar temprano, porque generalmente se expresan en etapas reproductivas.

Fácil reproducción.

El entrevistado indicó que en el mercado «hay ciertos híbridos que tienen mayor tolerancia para hacer frente a la enfermedad», pero admitió que esta enfermedad «se reproduce fácilmente porque (la chicharrita) pone mucha cantidad de huevos».

 

«Es un vector -continuó- que solamente se alimenta, se reproduce y cumple su ciclo dentro del cultivo de maíz o en plantas de maíz aisladas, y también se puede alojar en plantas de centeno o trigo donde no cumple su función biológica».

«En Eduardo Castex, Winifreda y Anguil se han detectado algunos lotes, y cuando se empiezan a ver los lotes aledaños, también se percibe que están afectados, porque es un insecto que tiene mucha movilidad y va transmitiendo la enfermedad de lote en lote», destacó.

«Actualmente se está empezando a ver con mayor frecuencia en la zona y si los ataques son tempranos y la incidencia del insecto es alta las pérdidas tienden a ser totales, y cuando la infección se produce en etapas reproductivas o en etapas más avanzadas del cultivo, generalmente se expresan los síntomas y las pérdidas son menores, y quizás el productor tenga la probabilidad de cosechar», concluyó.

Comentarios

Comentarios