sábado 22, junio, 2024, Eduardo Castex, La Pampa

Abigeatos en Santa Rosa: Cayó una banda integrada por un policía

La policía pampeana, durante el fin de semana, desbarató una banda de abigeos que operaba en la zona rural y estaba dedicada a faenar animales de establecimientos cercanos a Santa Rosa, cuya carne comercializaban. El sábado al atardecer, al sureste de la capital pampeana, un operativo policial coordinado desde la fiscalía a cargo de Facundo Bon Dergham, detuvo a cuatro personas, entre ellos un efectivo de Seguridad Rural, quienes habían ultimado un animal y transportaban la carne faenada en la caja de una camioneta.





Ayer a la tarde, durante la audiencia de formalización, los sospechosos ejercieron su derecho a no formular declaración y quedaron detenidos, con prisión preventiva por un lapso de 60 días, publicó el diario La Arena.

Fuentes judiciales confirmaron que el exitoso operativo fue resultado de una paciente y exhaustiva tarea previa, desarrollada junto a la Brigada de Investigaciones de la UR 1.

BIEN ORGANIZADA

El abigeato del sábado perjudicó a “El Aldito”, un establecimiento situado a tres kilómetros del cruce entre las rutas nacional 5 y provincial 14, propiedad de Nery Aldo Laco, un productor que ya sido había damnificado por episodios similares.

Los investigadores determinaron que un empleado del campo y tres familiares, entre ellos el policía que revista en Seguridad Rural, tenían prevista la faena clandestina de un ejemplar Angus, cuya carne habían comercializado previamente por unos 500 mil pesos.

Uno de los imputados comunicó el pedido al peón infiel, quien mató al animal con un disparo de carabina, realizó la faena y descartó los despojos. Algunas horas después, llegaron dos personas a bordo de una Ford Ranger blanca, en cuya caja cargaron la carne, oculta bajo una lona.

Para transportar las medias reses hasta Santa Rosa contaban con la colaboración del efectivo rural, que aprovecharía su estratégico puesto en Seguridad Rural para liberar de controles el camino trazado. Circulaban muy confiados por un camino vecinal cuando fueron sorprendidos por la policía.

MÚLTIPLES AGRAVANTES

Bon Dergham imputó a los cuatro sospechosos por el delito de abigeato, con agravantes múltiples por cantidad de personas involucradas, el uso de un arma de fuego y participación del empleado dedicado al cuidado del vacuno faenado. Además, a todos les corresponde también el agravante adicional por intervención de un funcionario público.

En caso de culpabilidad, esa figura penal implicaría una condena mínima a cuatro años de prisión. “Este incidente particular que motivó la detención se encontraría completamente esclarecido porque los autores fueron encontrados, claramente, con las manos en la masa. En adelante las investigaciones estarán orientadas a establecer la eventual participación de estas personas en delitos similares”, deslizaron fuentes judiciales.

Para ello los investigadores ya secuestraros dispositivos electrónicos, levantaron huellas y rastros, tomaron muestras de ADN, mientras recolectando testimonios y esperan el resultado de los recuentos en rodeos cercanos.

En cuanto al comprador, hasta ahora no habrían hallado evidencias de complicidad. “En estos casos, los compradores podrían, o no, estar involucrados. Muchas personas aceptan de buen grado la oportunidad de adquirir carne faenada en un campo, si el ofrecimiento proviene de alguien que les inspira confianza”, aclararon.

Los investigadores cuentan con varios cueros de vacunos faenados ilegalmente y están registrando testimonios de productores afectados. “Resulta normal que muchos incidentes no sean denunciados, tanto porque el damnificado descubre el asunto varios días después como por la escasa expectativa de esclarecer el robo y recuperar la pérdida”, concluyeron. (Fotografía: ilustrativa)

Comentarios

Comentarios